SER PAPÁ DE UN DEPORTISTA

Ayer se celebró el Día del Padre, que si bien empieza a debilitarse la idea de ser el ‘jefe del hogar’, es innegable la idea general del padre como el motivador de las aficiones iniciales al deporte, el motivador de las primeras prácticas deportivas y el promotor de las primeras visitas a estadios, canchas, albercas o pistas de carreras.

Esto genera en el niño oportunidades infinitas, pero paradójicamente en muchas ocasiones invade un factor inesperado que transforma a esa práctica de regocijo en un auténtico martirio: los padres.

En muchos escenarios surge la imagen de un niño emocionado por una jugada, un gol, un home run o un touch down, siempre de la mano de un padre esperanzado de que su pequeño sea algún día un gran deportista, respetuoso del juego limpio y la deportividad. Aunque muchas veces se vea también a un personaje dominado por la pasión, con los ojos en llamas amenazando a un árbitro o reclamando a un entrenador por no hacer jugar a Luisito, su hijo, contendiente de Cristiano Ronaldo.

El deporte es una cancha de entrenamiento para la vida futura. El pequeño que aprende de sus padres que el deporte significa amistad, compañerismo, respeto al rival y a la autoridad de los árbitros o jueces; que más importante que la victoria es competir con lealtad, cuidando un reglamento, y que la derrota de hoy podrá ser mañana una victoria porque el deporte ofrece revanchas cada día. El niño está siendo preparado para la vida en sociedad en su edad adulta.

Aquel a quien sus padres aconsejan que lo importante es ganar aunque para ello haya que violar las reglas, aprovechar ventajas ilegales, hacer cualquier trampa, heredará para su vida adulta esos principios con consecuencias nefastas.

Mucho se ha atribuido al fundador de los Juegos Olímpicos de la era moderna, -el francés Pierre de Coubertin- la frase: “Lo importante no es ganar, sino competir”. Sin embargo, en el libro “Lecturas Selectas: La obra completa de Pierre de Coubertin” se aclara que lo que dijo fue: “Lo importante en la vida no es el triunfo, sino el combate; lo esencial no es haber triunfado, sino haber luchado bien. Extender estas ideas es preparar una humanidad más valiente, más fuerte, y, por tanto, más escrupulosa y más abnegada”.

Los padres son muy importantes en el éxito deportivo. Corresponde a ellos la orientación moral de su retoño en conjunto con el entrenador, y ayudar a los hijos a cumplir con los compromisos que adquieran derivados de la práctica deportiva: organizar el tiempo de manera que el niño la pueda compaginar con los estudios y demás actividades. En sí, a llevar una vida integral y equilibrada.

Otro tema que sería ideal que los padres tuvieran claro, y demasiadas veces por desgracia no es así, es que el deporte lo tienen que escoger los hijos, no ellos. Muchas veces, los padres inscriben a sus hijos en deportes que ellos practicaron y esperan que lleguen al nivel al que ellos no llegaron, o por lo menos a su nivel si es que son/fueron deportistas profesionales o amateur competitivos. Si el niño no elige el deporte o actividad que quiere realizar, difícilmente llegará a buen puerto, ya que al aparecer las primeras dificultades será más fácil que tire la toalla. Y en el caso que continúe, en vez de ser una actividad de provecho, se convertirá en una carga pesada, que tampoco favorecerá para nada al niño, la familia o al equipo al que se integre.

El psicólogo deportivo Marcelo Roffé realizó una amplia investigación en las categorías infantiles de las diferentes disciplinas y en 2003 publicó su libro “Mi hijo el campeón” tipificando diversos perfiles de padres que existen según el comportamiento con su hijo deportista.

Roffé concluye que “están los padres equilibrados por un lado, que son el 10%, y el otro 90% son desequilibrados. En la cultura del campeonismo o exitismo, y la dictadura del resultado, que van íntimamente ligadas, existen 90% de padres desequilibrados que ganan por goleada”.

Ricardo Vasconcellos R., periodista deportivo y activo en el deporte por 65 años, caracteriza a lo que denomina el tipo de padre más nocivo: “El Padre Demagógico”. Aquel que quiere demostrar que siempre está preocupado por su hijo deportista y que controla todo lo que tiene que ver con su progreso. Describe que en su primera faceta suele ser el padre-entrenador: “Durante las prácticas se convierte en técnico desde la grada o desde la orilla de la alberca, criticando al entrenador, a los deportistas y en algunos casos a otros padres.”

Menciona que en general, ignoran lo que concierte al deporte, pero son maestros desde las gradas. En triatlón yo digo que que si un padre se compra un cronómetro, le cae la maldición al niño. Es importante que actúen como padres, que disfruten viendo los movimientos de su hijo y dejen trabajar tranquilo al entrenador.

Es posible que en alguna ocasión no estén de acuerdo con sus decisiones, pero siempre deben respetarlo, y no crearle conflictos gratuitos al niño, poniéndolo en medio entre la opinión del padre y la del entrenador. En fin, el padre debe ser un elemento pacificador, no una fuente de conflictos. Es fundamental que los padres den un voto de confianza a los entrenadores, al igual que confían en otros profesionales para la educación de su hijo y que no se conviertan en padres-entrenadores.

Usualmente, este padre-entrenador suele mostrar su otra faz: la del padre-represor. He visto a estos engendros perversos pegarle de gritos a un pequeño por haberse equivocado en una transición, bajar el ritmo en la carrera o confundirse de dirección en la ruta de un triatlón.

El pequeño deportista está preparándose anímica y físicamente para llegar a su meta; el entrenador generalmente ha vivido el deporte activamente y ha estudiado para conducir a sus pupilos. El padre, en cambio, se guía por el puro instinto, muchas veces gobernado por las vísceras, sin ningún fundamento teórico o práctico. Siempre debería estar por delante la relación padre-hijo a cualquier rendimiento o resultado deportivo.

Así que toda mi admiración a los padres que caen en el 10%. Aquellos equilibrados que le ofrecen apoyo a sus pequeños deportistas, en un espacio de juego, confianza y alivio para que se desarrolle a su ritmo, en total gozo y sin poner en riesgo su salud emocional y futuro deportivo. A aquellos que se entregan a la paternidad como a un deporte competitivo, buscando cada día un mejor rendimiento, afinando técnicas, sensaciones y buscando siempre ser el mejor.

Estoy convencida que la paternidad consciente y responsable es un acto heroico. Así que ¡felicidades a todos esos héroes!

@kperezgil

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con (*)

Aviso de privacidad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Cras luctus ornare nisl, vel placerat ex viverra sed. Duis ultrices ex sed ante finibus tincidunt. Donec vitae lacus scelerisque, elementum enim ut, euismod ipsum. Sed luctus diam turpis, vitae pretium ex convallis sit amet. Phasellus dignissim neque quis felis venenatis posuere. Aliquam egestas pulvinar sem, ut rutrum ipsum iaculis non. Nulla mattis nisi enim, a lacinia erat accumsan id. Integer leo massa, tempus ut erat at, dignissim viverra neque. Donec in ultricies ex. Vivamus malesuada odio sed imperdiet malesuada. Curabitur a aliquet dolor. In non nibh vulputate, faucibus dolor eu, imperdiet lectus. Cras vulputate pretium lacus, a elementum lectus tempus in. Ut nec orci at neque laoreet fermentum in et massa. Morbi sit amet odio sit amet ligula mattis faucibus.

In tempus non diam ut euismod. Morbi malesuada rutrum leo, at cursus nulla posuere in. Morbi vehicula fermentum ante eu euismod. Suspendisse ac augue felis. Praesent eu eleifend metus. Sed volutpat, nibh eget ultrices varius, quam mauris consectetur est, vitae lobortis nisi mi eu mauris. Curabitur finibus placerat sem, non scelerisque est tristique sit amet.

Integer eget tortor iaculis, auctor odio sit amet, iaculis libero. Vestibulum hendrerit dapibus mauris, vitae eleifend dolor fringilla luctus. Morbi vitae mattis dui, vitae vestibulum ex. Sed pulvinar vestibulum urna eget condimentum. Nam aliquet risus et eleifend ultrices. In dapibus orci id massa scelerisque, et lobortis velit gravida. Nullam quis pretium ex. Fusce tempor, justo ut aliquet eleifend, ex tellus imperdiet augue, ac pretium neque sapien eget quam. Mauris tincidunt tincidunt finibus. Morbi sed sem pellentesque magna mattis vulputate eu eget mauris. Aliquam laoreet quam felis, ut ullamcorper lorem malesuada ac.

Maecenas luctus, lorem id fringilla eleifend, mi enim fringilla arcu, sit amet eleifend est tellus quis purus. Fusce nisl risus, porttitor nec tortor vitae, vestibulum finibus leo. Donec eget posuere sapien, sit amet rhoncus eros. Donec varius mauris id lacus rhoncus tempus. Donec dapibus quam metus, laoreet pulvinar lectus congue id. Nullam fermentum dapibus lorem, at sollicitudin lorem dignissim commodo. Integer mauris nunc, iaculis in egestas et, efficitur id enim. Mauris egestas, tortor sit amet congue ullamcorper, sapien elit tincidunt velit, at eleifend enim turpis vitae neque. Vestibulum hendrerit enim vel metus consequat dapibus. Nam dui magna, consequat sed mollis quis, tempor in dolor. Vestibulum imperdiet dui vel tellus porttitor, sed commodo ex feugiat. Donec hendrerit lectus at odio dictum, eget sagittis mauris iaculis. Donec in leo eget elit congue blandit. Donec pharetra dignissim massa, eu molestie erat blandit et. Ut posuere ullamcorper ex, pharetra imperdiet dui scelerisque sit amet.

Integer sagittis nunc ut auctor sollicitudin. Aliquam libero metus, viverra ut maximus iaculis, pharetra sit amet risus. Nulla eleifend nibh ut hendrerit maximus. Nulla commodo pulvinar felis, vitae sodales enim hendrerit eget. Etiam sodales erat in mi tempor, sed dapibus orci luctus. Nulla ultricies ornare vulputate. Maecenas eget facilisis ligula, at maximus augue. Vestibulum eget mollis dui. Vestibulum quis scelerisque tellus. Integer eleifend rutrum pharetra. Mauris finibus commodo urna ac accumsan. Nunc lacus tellus, consectetur et auctor eget, dapibus nec risus. Nullam condimentum urna velit, id interdum sapien rutrum eu. Phasellus egestas ac turpis in vehicula.

Términos y Condiciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Cras luctus ornare nisl, vel placerat ex viverra sed. Duis ultrices ex sed ante finibus tincidunt. Donec vitae lacus scelerisque, elementum enim ut, euismod ipsum. Sed luctus diam turpis, vitae pretium ex convallis sit amet. Phasellus dignissim neque quis felis venenatis posuere. Aliquam egestas pulvinar sem, ut rutrum ipsum iaculis non. Nulla mattis nisi enim, a lacinia erat accumsan id. Integer leo massa, tempus ut erat at, dignissim viverra neque. Donec in ultricies ex. Vivamus malesuada odio sed imperdiet malesuada. Curabitur a aliquet dolor. In non nibh vulputate, faucibus dolor eu, imperdiet lectus. Cras vulputate pretium lacus, a elementum lectus tempus in. Ut nec orci at neque laoreet fermentum in et massa. Morbi sit amet odio sit amet ligula mattis faucibus.

In tempus non diam ut euismod. Morbi malesuada rutrum leo, at cursus nulla posuere in. Morbi vehicula fermentum ante eu euismod. Suspendisse ac augue felis. Praesent eu eleifend metus. Sed volutpat, nibh eget ultrices varius, quam mauris consectetur est, vitae lobortis nisi mi eu mauris. Curabitur finibus placerat sem, non scelerisque est tristique sit amet.

Integer eget tortor iaculis, auctor odio sit amet, iaculis libero. Vestibulum hendrerit dapibus mauris, vitae eleifend dolor fringilla luctus. Morbi vitae mattis dui, vitae vestibulum ex. Sed pulvinar vestibulum urna eget condimentum. Nam aliquet risus et eleifend ultrices. In dapibus orci id massa scelerisque, et lobortis velit gravida. Nullam quis pretium ex. Fusce tempor, justo ut aliquet eleifend, ex tellus imperdiet augue, ac pretium neque sapien eget quam. Mauris tincidunt tincidunt finibus. Morbi sed sem pellentesque magna mattis vulputate eu eget mauris. Aliquam laoreet quam felis, ut ullamcorper lorem malesuada ac.

Maecenas luctus, lorem id fringilla eleifend, mi enim fringilla arcu, sit amet eleifend est tellus quis purus. Fusce nisl risus, porttitor nec tortor vitae, vestibulum finibus leo. Donec eget posuere sapien, sit amet rhoncus eros. Donec varius mauris id lacus rhoncus tempus. Donec dapibus quam metus, laoreet pulvinar lectus congue id. Nullam fermentum dapibus lorem, at sollicitudin lorem dignissim commodo. Integer mauris nunc, iaculis in egestas et, efficitur id enim. Mauris egestas, tortor sit amet congue ullamcorper, sapien elit tincidunt velit, at eleifend enim turpis vitae neque. Vestibulum hendrerit enim vel metus consequat dapibus. Nam dui magna, consequat sed mollis quis, tempor in dolor. Vestibulum imperdiet dui vel tellus porttitor, sed commodo ex feugiat. Donec hendrerit lectus at odio dictum, eget sagittis mauris iaculis. Donec in leo eget elit congue blandit. Donec pharetra dignissim massa, eu molestie erat blandit et. Ut posuere ullamcorper ex, pharetra imperdiet dui scelerisque sit amet.

Integer sagittis nunc ut auctor sollicitudin. Aliquam libero metus, viverra ut maximus iaculis, pharetra sit amet risus. Nulla eleifend nibh ut hendrerit maximus. Nulla commodo pulvinar felis, vitae sodales enim hendrerit eget. Etiam sodales erat in mi tempor, sed dapibus orci luctus. Nulla ultricies ornare vulputate. Maecenas eget facilisis ligula, at maximus augue. Vestibulum eget mollis dui. Vestibulum quis scelerisque tellus. Integer eleifend rutrum pharetra. Mauris finibus commodo urna ac accumsan. Nunc lacus tellus, consectetur et auctor eget, dapibus nec risus. Nullam condimentum urna velit, id interdum sapien rutrum eu. Phasellus egestas ac turpis in vehicula.

Ingresar