UNA VIDA MARATÓNICA

Hoy quiero contarles de alguien muy querido por mi, a quien llamaremos Vicente para mantener su anonimato. Es una persona tan especial como su historia. Tengo la esperanza de que algún día se me cumpla el sueño de escribir un libro junto con él, pero mientras eso sucede, aquí se los presento.

Vicente se unió al ejército siendo adolescente como una forma de subsistencia. Quería salirse de casa, en donde las dificultades económicas eran brutales y la violencia un estilo de vida, así que bajo la influencia de un primo, se resguardó en donde habría techo y comida.

En su labor como cabo, le tocó el levantamiento del EZLN, por lo que lo encuartelaron en la Selva Lacandona durante lo que algunos llamaron “la guerrilla”. Cuenta que la realidad superaba cualquier expectativa. Jamás victimizándose, y en ocasiones como si estuviera contando una película, Vicente relata algunas de las agresiones que le tocó presenciar. Soldados violando indígenas, matanzas y escenas terribles de tortura. En alguna ocasión me dijo: “Mire Karlita, quedarme ciego, por lo menos me quitó la posibilidad de seguir viendo ese tipo de chingaderas.”

Con los años, el ejército lo fue colocando en diferentes misiones. En ese andar, le tocó también basarse en diferentes puntos estratégicos del llamado “triángulo dorado”: Chihuahua, Durango y Sinaloa, donde durante décadas ha sido no sólo el santuario del Cartel de Sinaloa que lidera “El Chapo” Guzmán, sino también una de las mayores concentraciones de cultivos de marihuana y sobre todo de amapola, fundamental para la producción de heroína. Las historias vividas ahí, no quedaron muy atrás de aquellas en la zona zapatista.

No era un joven alineado, había aprendido a defenderse, pelear para sobrevivir, buscar ser macho alfa para tener un lugar en el pelotón. Incluso llegó a amenazar de muerte a un Teniente Coronel que lo maltrataba, para ganarse su respeto y el de aquellos que lo intimidaban. Confiesa que fue una acción sin verdadera intención y con un pánico muy real, pero que por fuera tenía que mostrarse convincente logrando imponerse y protegerse. Fue más respetado a partir de ese momento.

En esa armadura, tenía conquistados dos corazones. Siempre planeador y precavido, creía que lograba mantenerlas escondidas una de la otra. Menciona que en ese entonces, se sentía inmortal después de haber sobrevivido tantas batallas, por lo que no temía que lo fueran a descubrir.

La historia difícil de Vicente, no terminó con su labor en el ejército. Un día, trabajando en el cuartel, un accidente provocó que le cayera el ácido con el que estaba trabajando en los ojos. En ese instante perdió la vista permanentemente.

Y ahí su vida dio otro giro determinante.

En una sesión, mientras él sudaba buscando sacarme las contracturas con un masaje deportivo, y yo empapaba mi playera por el dolor de su trabajo y sus historias, me contó cómo los días de hospital pensó en quitarse la vida más de una ocasión. Planeaba buscar con el tacto una ventana, abrirla y tirarse… sin embargo, al no poder ver a cuántos pisos del suelo se encontraba, el miedo a estar a una altura suficiente para tan solo quedar en silla de ruedas parapléjico y sin la posibilidad de regresar al cuartel a darse un balazo en la cabeza, le hacía posponer la idea.

Nada tenía sentido para él en esos momentos. ¿En qué se había transformado? Todo aquello por lo que había luchado para ganarse un lugar en el ejército, había quedado en un simple dependiente, vulnerable e inútil discapacitado.

Al regresar del hospital al cuartel, justo el día que tenía pensado quitarse la vida de forma segura, una de las dos lindas mujeres que tenía conquistadas estaba esperándolo afuera. Ambas se habían enterado de la tragedia y fueron en su búsqueda coincidiendo y corroborando sus dudas de tiempo atrás. Una de ellas se fue anticipadamente sintiéndose traicionada para nunca regresar. Aquella que se quedó, al tener a Vicente frente a frente, completamente enamorada le prometió que estaría con él sin importar nada.

Con algunas recaídas sin consecuencias, la pistola se quedó en su cajón, y hoy Paola sigue siendo su compañera y equipo de vida. Varios años después, nació su hijo Ángel que sin duda le hace honor a su nombre. Un joven de 21 años trabajador y estudiante con sed de crecer y superarse.

Hubo otro personaje en su historia que fue un impulso de vida. A unos meses del accidente, un capitán de su regimiento, lo invitó a correr. Empezó a trotar a regañadientes y fundamentalmente por seguir órdenes, siendo algo que abrazó con el tiempo. Cuando no la pasaba nada bien emocional y físicamente, el deporte se volvió su mejor terapia pues disipaba los pensamientos negativos, suicidas y depresivos.

Para aquellos que no sepan cómo corren los ciegos, siempre lo hacen con un guía. Se ponen una soga en la mano derecha y el guía en la izquierda braceando al mismo ritmo. Así, el guía alerta e indica si es que hay lomas, hoyos, obstáculos o giros.

Como guía de carrera y de vida, el capitán obligaba a Vicente a levantarse una y otra vez… en cada bache, escalón, piedra o rama con la que se tropezara. Incluso comenta que en ocasiones, “le jugaba chueco” para hacerlo chocar contra un árbol, o caer en un hoyo para que perdiera el miedo. Y siempre riendo le decía “levántate mariquita, que nos quedan todavía muchos kilómetros”

Empezaron a competir como dupla en carreras de 10k, 21k y finalmente maratones. Entró un entrenador formal a la ecuación y empezaron a tener resultados competitivos a nivel nacional. Al poco tiempo, se encontraban viajando y compitiendo en maratones internacionales. Vicente no ha visto nada fuera de México, pero conoce muchos países de los 5 continentes. Los describe con detalle y recuerda cada aroma, sonido y sensación.

Ya con becas y patrocinios, se codeaba con selecciones tanto nacionales como extranjeras. Se colgaba medallas, conoció embajadores, atletas y políticos importantes, y lo mejor, encontró un nuevo sentido de vida. Ahora vivía con estilo saludable, en donde su cuerpo se convirtió en un recinto. No dejaba de copear en fiestas y quemar un porrito de vez en vez, pero ahora cuidándose para no poner en riesgo su desempeño deportivo. Ya no podía seguir en las labores típicas del ejército, así que el deporte le daba sustento y luz dentro de su oscuridad.

Junto a su carrera deportiva, Vicente entró a la escuela de ciegos para ser lo más independiente posible. Ahí aprendió a usar el bastón, utilizar aplicaciones del celular que le facilitan la comunicación y agenda de trabajo, y se certificó como masajista deportivo, que ahora retirado de las pistas, es lo que le da sustento a él y a su familia.

De las cosas que me comparte, los trofeos y las medallas de Vicente son importantes, pero las otras medallas, las del corazón, son las que cuentan… y de esas ya puede llenar varias vitrinas.

Hay historias que conmueven, y otras que mueven. Vicente no deja de llevarme con sus relatos a escenas y experiencias de enorme aprendizaje, pero también a rincones de mi interior a sembrar semillas de valentía y resiliencia que me regala una a una en cada memoria compartida.

No solo es un maratonista de nivel mundial, sino además un corredor de resistencia de vida, que vive cada paso como una meta, y festeja la fortuna de poder avanzar de metro en metro, miles y miles de kilómetros y experiencias.

Me quito el sombrero ante él, y con este escrito agradezco la fortuna de haberlo encontrado en el camino.

@kperezgil

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con (*)

Aviso de privacidad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Cras luctus ornare nisl, vel placerat ex viverra sed. Duis ultrices ex sed ante finibus tincidunt. Donec vitae lacus scelerisque, elementum enim ut, euismod ipsum. Sed luctus diam turpis, vitae pretium ex convallis sit amet. Phasellus dignissim neque quis felis venenatis posuere. Aliquam egestas pulvinar sem, ut rutrum ipsum iaculis non. Nulla mattis nisi enim, a lacinia erat accumsan id. Integer leo massa, tempus ut erat at, dignissim viverra neque. Donec in ultricies ex. Vivamus malesuada odio sed imperdiet malesuada. Curabitur a aliquet dolor. In non nibh vulputate, faucibus dolor eu, imperdiet lectus. Cras vulputate pretium lacus, a elementum lectus tempus in. Ut nec orci at neque laoreet fermentum in et massa. Morbi sit amet odio sit amet ligula mattis faucibus.

In tempus non diam ut euismod. Morbi malesuada rutrum leo, at cursus nulla posuere in. Morbi vehicula fermentum ante eu euismod. Suspendisse ac augue felis. Praesent eu eleifend metus. Sed volutpat, nibh eget ultrices varius, quam mauris consectetur est, vitae lobortis nisi mi eu mauris. Curabitur finibus placerat sem, non scelerisque est tristique sit amet.

Integer eget tortor iaculis, auctor odio sit amet, iaculis libero. Vestibulum hendrerit dapibus mauris, vitae eleifend dolor fringilla luctus. Morbi vitae mattis dui, vitae vestibulum ex. Sed pulvinar vestibulum urna eget condimentum. Nam aliquet risus et eleifend ultrices. In dapibus orci id massa scelerisque, et lobortis velit gravida. Nullam quis pretium ex. Fusce tempor, justo ut aliquet eleifend, ex tellus imperdiet augue, ac pretium neque sapien eget quam. Mauris tincidunt tincidunt finibus. Morbi sed sem pellentesque magna mattis vulputate eu eget mauris. Aliquam laoreet quam felis, ut ullamcorper lorem malesuada ac.

Maecenas luctus, lorem id fringilla eleifend, mi enim fringilla arcu, sit amet eleifend est tellus quis purus. Fusce nisl risus, porttitor nec tortor vitae, vestibulum finibus leo. Donec eget posuere sapien, sit amet rhoncus eros. Donec varius mauris id lacus rhoncus tempus. Donec dapibus quam metus, laoreet pulvinar lectus congue id. Nullam fermentum dapibus lorem, at sollicitudin lorem dignissim commodo. Integer mauris nunc, iaculis in egestas et, efficitur id enim. Mauris egestas, tortor sit amet congue ullamcorper, sapien elit tincidunt velit, at eleifend enim turpis vitae neque. Vestibulum hendrerit enim vel metus consequat dapibus. Nam dui magna, consequat sed mollis quis, tempor in dolor. Vestibulum imperdiet dui vel tellus porttitor, sed commodo ex feugiat. Donec hendrerit lectus at odio dictum, eget sagittis mauris iaculis. Donec in leo eget elit congue blandit. Donec pharetra dignissim massa, eu molestie erat blandit et. Ut posuere ullamcorper ex, pharetra imperdiet dui scelerisque sit amet.

Integer sagittis nunc ut auctor sollicitudin. Aliquam libero metus, viverra ut maximus iaculis, pharetra sit amet risus. Nulla eleifend nibh ut hendrerit maximus. Nulla commodo pulvinar felis, vitae sodales enim hendrerit eget. Etiam sodales erat in mi tempor, sed dapibus orci luctus. Nulla ultricies ornare vulputate. Maecenas eget facilisis ligula, at maximus augue. Vestibulum eget mollis dui. Vestibulum quis scelerisque tellus. Integer eleifend rutrum pharetra. Mauris finibus commodo urna ac accumsan. Nunc lacus tellus, consectetur et auctor eget, dapibus nec risus. Nullam condimentum urna velit, id interdum sapien rutrum eu. Phasellus egestas ac turpis in vehicula.

Términos y Condiciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Cras luctus ornare nisl, vel placerat ex viverra sed. Duis ultrices ex sed ante finibus tincidunt. Donec vitae lacus scelerisque, elementum enim ut, euismod ipsum. Sed luctus diam turpis, vitae pretium ex convallis sit amet. Phasellus dignissim neque quis felis venenatis posuere. Aliquam egestas pulvinar sem, ut rutrum ipsum iaculis non. Nulla mattis nisi enim, a lacinia erat accumsan id. Integer leo massa, tempus ut erat at, dignissim viverra neque. Donec in ultricies ex. Vivamus malesuada odio sed imperdiet malesuada. Curabitur a aliquet dolor. In non nibh vulputate, faucibus dolor eu, imperdiet lectus. Cras vulputate pretium lacus, a elementum lectus tempus in. Ut nec orci at neque laoreet fermentum in et massa. Morbi sit amet odio sit amet ligula mattis faucibus.

In tempus non diam ut euismod. Morbi malesuada rutrum leo, at cursus nulla posuere in. Morbi vehicula fermentum ante eu euismod. Suspendisse ac augue felis. Praesent eu eleifend metus. Sed volutpat, nibh eget ultrices varius, quam mauris consectetur est, vitae lobortis nisi mi eu mauris. Curabitur finibus placerat sem, non scelerisque est tristique sit amet.

Integer eget tortor iaculis, auctor odio sit amet, iaculis libero. Vestibulum hendrerit dapibus mauris, vitae eleifend dolor fringilla luctus. Morbi vitae mattis dui, vitae vestibulum ex. Sed pulvinar vestibulum urna eget condimentum. Nam aliquet risus et eleifend ultrices. In dapibus orci id massa scelerisque, et lobortis velit gravida. Nullam quis pretium ex. Fusce tempor, justo ut aliquet eleifend, ex tellus imperdiet augue, ac pretium neque sapien eget quam. Mauris tincidunt tincidunt finibus. Morbi sed sem pellentesque magna mattis vulputate eu eget mauris. Aliquam laoreet quam felis, ut ullamcorper lorem malesuada ac.

Maecenas luctus, lorem id fringilla eleifend, mi enim fringilla arcu, sit amet eleifend est tellus quis purus. Fusce nisl risus, porttitor nec tortor vitae, vestibulum finibus leo. Donec eget posuere sapien, sit amet rhoncus eros. Donec varius mauris id lacus rhoncus tempus. Donec dapibus quam metus, laoreet pulvinar lectus congue id. Nullam fermentum dapibus lorem, at sollicitudin lorem dignissim commodo. Integer mauris nunc, iaculis in egestas et, efficitur id enim. Mauris egestas, tortor sit amet congue ullamcorper, sapien elit tincidunt velit, at eleifend enim turpis vitae neque. Vestibulum hendrerit enim vel metus consequat dapibus. Nam dui magna, consequat sed mollis quis, tempor in dolor. Vestibulum imperdiet dui vel tellus porttitor, sed commodo ex feugiat. Donec hendrerit lectus at odio dictum, eget sagittis mauris iaculis. Donec in leo eget elit congue blandit. Donec pharetra dignissim massa, eu molestie erat blandit et. Ut posuere ullamcorper ex, pharetra imperdiet dui scelerisque sit amet.

Integer sagittis nunc ut auctor sollicitudin. Aliquam libero metus, viverra ut maximus iaculis, pharetra sit amet risus. Nulla eleifend nibh ut hendrerit maximus. Nulla commodo pulvinar felis, vitae sodales enim hendrerit eget. Etiam sodales erat in mi tempor, sed dapibus orci luctus. Nulla ultricies ornare vulputate. Maecenas eget facilisis ligula, at maximus augue. Vestibulum eget mollis dui. Vestibulum quis scelerisque tellus. Integer eleifend rutrum pharetra. Mauris finibus commodo urna ac accumsan. Nunc lacus tellus, consectetur et auctor eget, dapibus nec risus. Nullam condimentum urna velit, id interdum sapien rutrum eu. Phasellus egestas ac turpis in vehicula.

Ingresar